MADRID CERRADO

La Contraconvocatoria
2004



EL OJO ATOMICO / ANTIMUSEO

Calle Mantuano nº 25, Madrid

2003-2007



 

Participantes:
Cesar Borja / EL CORTEINGLÉS CERRADO
Teodora Zamfirescu / 50% ALGODÓN, 50% INTENCIÓN
Pepe Abascal / EL ARTE NO ES COSA DE BABOSOS
Mikelo / FARMNAZI / Propuesta de fuente para la actual Plaza de Cibeles
Leo Ramos / SICUREZZA SUI CULITI. UN MOBILIARIO URBANO ANTI-PINCHO
María María Acha-Kutscher / FUENTE DE CIBELES DE MÉXICO EN MADRID
Esperanza Bringas y Eva Solano / SIN TÍTULO
Marta Romo / SIN TÍTULO
Sua Arana / TO BE OR NOT TO BE
Tom Lavin / PODRÍA HABER SIDO AQUÍ / CASCADA DE CHAPOPOTE
Jàson Portell / TERRITORIO RECUPERADO
Juan Gómez / ¿DIÁLOGO?, DIÁLOGO MUDO
Felipe Araujo / THE BLUE LIGHT DISTRICT
Christian Bagnat y Elvira Poxon / HABÍA OTRA VEZ..
Sin Domicilio Fijo / MADRID REAL / APRECIANDO LA CALLE
Ricardo Díaz y Manuel Morales / VÍCTIMAS LEGALES, PATERAS URBANAS
Diego Peris / ÍCONOS DESESTRUCTURADOS
Ali&Cía / DEVORAR MADRID
Marcos Corrales / SIN TÍTULO



Madrid Cerrado es una exposición de proyectos de intervención en el espacio urbano, planteada como contraconvocatoria de Madrid Abierto, iniciativa institucional que, durante la celebración de ARCO 2004, presenta en el centro de Madrid varios proyectos de "Arte Público", entendido éste como "intervenciones y procesos que obedecen a un concepto o proyecto artístico y que se desarrollan preferentemente en un contexto público y abierto" (WTF!?).

La contraconvocatoria está abierta a todo el mundo, no sólo a artistas, y pretende en primer lugar crear un debate allí donde no lo hay: en Madrid. Un debate sobre los problemas de una ciudad que empezó a crecer hace 50 años de una manera forzada y que se ha desarrollado bajo el único criterio del negocio inmobiliario. Una ciudad que ahora se enfrenta a transformaciones tan profundas como el mestizaje, y cuyo imaginario no acaba de zafarse de lugares comunes y simplezas - que Madrid es una ciudad acogedora y abierta, por ejemplo, o que es cosmopolita - promovidas por las instituciones y apoyadas, como en el caso de Madrid Abierto, por artistas que no asumen posiciones críticas en su trabajo.

Madrid Cerrado también quiere promover la discusión sobre la imagen de modernidad artística que nos están intentando vender desde las instituciones, y que no responde ni a una política cultural coherente ni a la realidad del arte diz que joven madrileño. Es un proyecto iconoclasta, ácido, divertido e irreverente. Por esta razón hemos abierto la participación a los no-artistas, y hemos limitado la selección hasta un criterio básico de soportes: los proyectos deben estar pensados como intervenciones urbanas, hechas a medida para lugares concretos del centro de Madrid. Al profanar las fronteras de lo artístico la crítica, en su forma más burlona, se extiende a la pretenciosidad y vacuidad de este tipo de iniciativas institucionales, que finalmente no son más que apéndices mal desarrollados del marketing electoral.

Madrid Cerrado pretende mostrar que hay otras maneras de entender el arte y las relaciones con el aparato legitimador. Por ejemplo, reírse de él.

Como referencia para la siguiente convocatoria de Madrid Abierto sugerimos a los organizadores que partan de esta cita: "Cada sociedad produce un espacio, el suyo. La nuestra, que es una forma de neocapitalismo, ha producido el espacio abstracto que contiene 'el mundo de la mercancía' (...) En este espacio la ciudad, cuna de la acumulación, lugar de la riqueza, sujeto de la historia, centro del espacio histórico, ha estallado. Se trata de comprender las consecuencias." Henri Lefevbre.