FOSA COMUN

Tom Lavin y Günter Schwaiger
2005



EL OJO ATOMICO / ANTIMUSEO

Calle Mantuano nº 25, Madrid

2003-2007



 

Apoyo: Foro Cultural de Austria en Madrid, Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid.

Colaboración: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Agradecimientos: Luis Gonzalo Martínez, Natasha García Lomas, ediciones despacio mobcoop ediciones, Ángel Sáenz; Martin Eller, y a los socios y simpatizantes de la ARMH que han ofrecido sus testimonios.



foto Theda Acha


Un proyecto sobre los desaparecidos del franquismo

 

El golpe de Estado fascista liderado por el general Francisco Franco en 1936 contra el gobierno de la República Española encontró una inesperada resistencia popular, que desembocó en una larga y cruenta guerra civil. Aunque han pasado décadas desde este suceso, la sociedad española aún se enfrenta a numerosos fantasmas del pasado.

La campaña militar golpista se complementó con la organización de un programa de exterminio de cualquier posible opositor, en la que colaboraron fuerzas de seguridad del Estado, en especial la Guardia Civil, el partido fascista Falange, el clero y civiles que apoyaban el golpe.

Un sistema seguido en las zonas rurales para llevar a cabo el exterminio fue el siguiente: en cada pueblo las personas adeptas al bando golpista debían confeccionar una lista con los nombres de opositores o sospechosos. Esta lista era entregada a los fascistas del pueblo vecino, que se ocupaban de capturar a los individuos señalados, para asesinarlos en las proximidades de la población, donde eran enterrados sin más trámites.

De esta manera las pistas y testimonios se obscurecían, y se aseguraba la opacidad para el futuro. El sistema fue, además de monstruoso, muy eficaz. La organización dispersa no ha dejado documentación ni registro alguno del alcance de la operación, ni de la duración que tuvo. La implicación de la población civil en los crímenes ha propiciado que un espeso silencio cubra esta etapa de nuestra historia, y las fosas comunes del franquismo son un tabú del que pocos se atreven a hablar.

En 2000 se constituyó la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), una entidad privada cuyo objetivo es localizar el mayor número posible de fosas comunes, exhumar e identificar los cuerpos y darles enterramiento en cementerios, para restituir la memoria a la sociedad española. En 2003 abrieron una que contenía seis cadáveres, en el pueblo de Santa Cruz de la Salceda, provincia de Burgos. La exhumación fue documentada por Günter Schwaiger en la película titulada Santa Cruz, por ejemplo... El documental, estrenado en 2005, nos muestra el trabajo de un equipo de arqueólogos, que lentamente van sacando los huesos a la luz. Los familiares de los desaparecidos observan el trabajo, preparados para transportar los restos al cementerio de la localidad. Entrevistas con vecinos del pueblo, tanto parientes de los desaparecidos como personalidades públicas, la alcaldesa y el sacerdote católico, o viandantes, nos proporcionan una imagen nítida de la tensión que sigue provocando este tema, aún después de 70 años.

En la video-instalación Fosa Común esta película, proyectada en una pared, se combina con otros elementos. El principal, un mapa de España dibujado sobre el suelo por Tom Lavin con tierra recogida en la fosa común de Santa Cruz. El público, al caminar sobre el mapa, entra en contacto físico con una tierra donde durante casi 70 años han reposado, olvidados, los cuerpos de seis víctimas de la represión. Con una tierra donde está prácticamente todo lo que queda de estos cuerpos. Sus propias pisadas arrastran la arena y desdibujan el mapa hasta dejarlo irreconocible, repitiéndose, de forma metafórica, la desaparición de nuestra memoria histórica: una memoria substraída y falseada y un drama humano de proporciones incalculables.

La exposición se completa con material documental muy diverso, que contribuyen a mostrar el nexo entre los crímenes cometidos hace más 60 años, la labor de recuperación de la verdad que es inherente a la democracia, y la experiencia personal del propio espectador, que ha entrado en contacto físico con la tierra de una fosa común, y debe hacerse partícipe o bien del olvido, o bien del recuerdo.

 

EXPOSICIONES:


18.12.09 - 31.01.10

Ca l'Arenas Centre d'Art

Museu de Mataró

Barcelona

www.cultura.mataro.cat/museu/calarenas


04 - 28.03.09

Sala de exposiciones Da Casa das Campas

Vicerreitoría do Campus de Pontevedra


2007

ECAT - Toledo


23.09.06 - 01.10.06

ARGEKultur Salzburg

Salzburgo, Austria

www.argekultur.at


15.08.06 - 01.09.06

Centro Cultural de España en México

www.ccemx.org

 

20.06.06

Instituto Cervantes de París

(presentacion del proyecto y mesa redonda)

paris.cervantes.es/fr/default.shtm

 

16.12.05 - 28.01.06

Antimuseo